Áreas naturales protegidas y territorios indígenas

La participación es la clave del éxito para la conservación. WWF Perú promueve la gestión de áreas naturales protegidas de la mano de pueblos y comunidades indígenas, priorizando su participación directa en la protección y gestión de sus recursos.
La Amazonía peruana comprende algunos de los ecosistemas con mayor biodiversidad en el mundo. Su inmensa productividad es fuente de vida para más de 300 000 pobladores indígenas, y hoy sus múltiples funciones ecosistémicas proveen agua, regulación climática y un sinnúmero de valiosos recursos al mundo. Sin embargo, actividades como la industria petrolera, los megaproyectos de infraestructura mal planificados, y la minería
y tala ilegal, vienen ejerciendo una fuerte presión en estos singulares bosques y en su biodiversidad,
perturbando a las comunidades indígenas y generando impactos inimaginables sobre los pueblos en aislamiento voluntario.

Ante estas amenazas, WWF Perú viene trabajando para asegurar (mediante el fortalecimiento político, la provisión de recursos humanos y financieros, y procesos participativos con la sociedad civil) la viabilidad ecosistémica de los bosques y el suministro de bienes y servicios ambientales de las áreas de conservación y territorios indígenas en paisajes prioritarios.

Actualmente, además de haber contribuido en los procesos de creación y gestión de algunas de las áreas protegidas más representativas de la Amazonía como el Parque Nacional Manu, WWF trabaja en la consolidación de auténticos corredores de conservación que van más allá de nuestras fronteras, como el que une al recientemente declarado Parque Nacional Güeppí Sekime con áreas protegidas de Colombia y Ecuador, o el Parque Nacional Alto Purús, el más grande del Perú y refugio de algunos de los últimos indígenas en aislamiento voluntario, que articula un corredor de conservación con Brasil y Bolivia.
 / ©: WWF-Canon / ANDRE BARTSCHI
Nutria gigante (Pteronura brasiliensis), una especie escasa que en la Amazonía peruana se viene recuperando.
© WWF-Canon / ANDRE BARTSCHI